beneficios del brocoli - Vegasana

Vegasana os trae información sobre el brócoli y sus beneficios para la salud.

¿Cuánto tiempo hay que cocer el brócoli y cuáles son sus beneficios?

El brócoli no solo es un excelente ingrediente gastronómico, también ha demostrado ser un alimento con gran valor nutricional

Hace 28 años, el presidente George H. W. Bush, padre de George W. Bush, confesó su poca pasión por el brócoli. «No me gusta desde que era un niño pequeño y mi madre me obligaba a comerlo. Ahora que soy presidente de Estados Unidos, no voy a volver a comer más brócoli», declaró Bush. Como él, muchos individuos no soportan este alimento que viene de la tierra, cuya temporada de producción va principalmente desde el comienzo del otoño al final de la primavera.

¿Es su olor, su sabor? «Quizás no lo cocinas porque no te gusta el olor que desprende… Este olor se debe a los compuestos sulfurados que contiene el brócoli y para evitar que produzcan demasiado olor, puedes hacer una cocción rápida», aconseja Ana Núñez, dietista-nutricionista de Nutrición clinic.

También conocido como brécol, este vegetal es una fuente fundamental de calcio. «Su absorción no es igual que la de la leche, pero sí que puede ser una buena fuente en comparación con otros alimentos», confirma Beatriz Robles, licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Se trata de un antioxidante que aporta vitamina C y vitaminas del grupo D y, aunque no se ha demostrado en individuos, tiene muchas más propiedades desconocidas para muchos: «Se dice que puede ayudar en enfermedades cardiovasculares y que tiene un compuesto que a lo mejor frenan el desarrollo de cáncer… Es cierto que tiene sulforafano, que puede tener determinadas propiedades beneficiosas, pero solo se ha estudiado en el laboratorio y con ratones, por lo que aún no se pueden hacer efectivos esos resultados», cuenta la experta.

Por qué incluirlo en la dieta y cómo cocinarlo

Ana Núñez, experta en alimentación, lo aconseja para consumir: «es un alimento con elevada densidad nutricional y baja densidad energética. Es decir, es rico en nutrientes y muy bajo en calorías y esto puede ser utilizado en nuestro beneficio, ya que logrará que nos saciemos sin ingerir excesivas calorías», desvela la nutricionista. Además, el brócoli es una fuente de fibra, lo que favorecerá la salud intestinal, teniendo un papel muy importante los compuestos antioxidantes: «se relaciona con la prevención de distintos tipos de cáncer pero esto, por supuesto, en el marco de una alimentación saludable, ya que no existen los superalimentos», aclara la dietista Núñez.

Aunque la costumbre sea cocerlo, el brócoli tiene infinidad de posibilidades para innovar en la cocina como puede ser hacerlo en puré con otras verduras como calabacín y cebolla; salteado con arroz integral, pollo o tofu o incluso al vapor. «Cocinarlo al horno es una opción, como guarnición de un lomo de salmón. También lo puedes meter en un estuche de silicona con el pescado y hacerlo en el microondas», aconseja Ana Núñez, que conoce, además, dos formas originales de incluir el brócoli en la dieta: como hamburguesa o en una tortilla. «En hamburguesa hay que hacer una masa con el brócoli cocido y copos de avena o legumbres. Trituras todo, añades sal y especias (ajo en polvo, pimienta, comino), haces la forma de la hamburguesa y dejas que se enfríen en la nevera para que cojan consistencia antes de hacerlas a la plancha».

Para aquellos que quieran comerlo en tortilla, la receta es aún más sencilla: cocido previamente, machacado con un tenedor y lo añades al huevo batido para después hacer la tortilla con un poquito de aceite de oliva virgen. «Incluirlo en pesto es una opción muy óptima también», desvela Ana Núñez.

El brócoli es una fuente de fibra

Los expertos en cocina tienen sus propios trucos para que el brócoli quede «al dente» y no se pase. «En el microondas o en una olla, unos tres minutos para evitar que se pierdan los nutrientes hidrosolubles. Se se hace con método de cocción tradicional en el agua, cuanto menos tiempo esté mejor: por ejemplo de dos minutos a un máximo de seis minutos es perfecto, y siempre hay que intentar reutilizar el agua de esa cocción para otras preparaciones como base para guisos o cremas de verduras», explica Israel, del equipo de Realfooding. Anna Terés, del blog y canal de Youtube « Anna recetas fáciles» tiene también su propia forma de tomarlo al vapor: «Me gusta cocerlo entre cinco minutos y diez minutos porque me gusta muy hecho, pero se puede comer crudo como picoteo saludable», cuenta. Y un consejo de Beatriz Robles: no tirar el tallo. «Generalmente quitamos el tallo y no lo consumimos, pero no es necesario tirarlo porque se puede usar perfectamente».

Quiénes deben limitar su consumo

Este alimento no es dañino, pero sí que cabe destacar pequeños sectores que deberían limitar su consumo: quienes sufren hinchazón. «Lo ideal es que pruebes tu tolerancia para saber si puedes incluirlo en cantidades pequeñas o es mejor que no lo comas. Aquellos que sufren hipotiroidismo está desaconsejado su consumo por su contenido en yodo, que puede interferir con el funcionamiento de la glándula tiroides», alerta la dietista y nutricionista Ana Núñez.

Fuente: https://www.abc.es/